Devolución del céntimo sanitario: casi cinco años después de solicitarse la devolución el TEAC devuelve al interesado a la “casilla de salida”

El Diario La Ley de hoy publica una interesante resolución del TEAC, de 24 casilladesalidade abril de 2014, que examina los requisitos para solicitar la devolución de ingresos indebidos por el “céntimo sanitario”.

El procedimiento tiene su origen en una solicitud de devolución de ingresos indebidos instada por la empresa que soportó el impuesto ante la Dependencia Provincial de Aduanas de la Delegación de Madrid de la Agencia Tributaria el 19 de octubre de 2009; esto es, después de que la Comisión Europea dictara un dictamen motivado advirtiendo a España de que el citado impuesto contravenía la Directiva de Impuestos Especiales, pero antes de que el Tribunal de Justicia declarase el incumplimiento del Derecho Europeo [sobre la sentencia puede consultarse este post].

La Dependencia Provincial desestimó la solicitud considerando que el Dictamen de la Comisión no resultaba vinculante para la Administración española. La entidad interesada interpuso reclamación económico-administrativa ante el TEAC el 18 de diciembre de 2009. El Tribunal notificó a la entidad interesada la puesta de manifiesto del expediente para que realizase alegaciones el 17 de octubre de 2012 (es decir, casi tres años después, cuando el plazo para resolver una reclamación económico administrativa es de un año.

Año y medio más tarde (el 24 de abril de 2014) el Tribunal Económico-Administrativo considera que, tras la Sentencia del Tribunal de Justicia de 27 de febrero de 2014, As. C-82/12, Transportes Jordi Besora, procede la devolución del tributo repercutido (solicitando la rectificación de la autoliquidación), siempre que se cumplan los requisitos previstos en el art. 14.2.c) del Reglamento General de Revisión. En palabras del TEAC esto supone que “la repercusión se haya efectuado a través de factura o documento sustitutivo, que las cuaotas indebidamente repercuidas hayan sido ingresadas y no hayan sido devueltas por la Administración tributaria a quien se repercutiero o a un tercero y que el obligado tributario que haya soportado a repercusión no tuviese derecho a la deducción de las cuotas soportadas”.

Pues bien, concluye la resolución, “el cumplimiento de los requisitos anteriores es una información que no consta en el expediente, por lo que este Tribunal Económico-Administrativo Central no se encuentra en condiciones de saber si efectivamente procede o no la devolución solicitada, pues desconoce si concurren los requisitos que abren paso a la misma. En estas circunstancias procede devolver el expediente a la oficina gestora con el fin de que ésta determine si se cumplen los requisitos anteriores y, de ser así, ordene la devolución solicitada; mientras que, en caso contrario, la deniegue”.

El art. 55.1 del Reglamento General de Revisión señala que “el Tribunal [Económico-Administrativo] podrá solicitar que se complete el expediente, de oficio o a petición de cualquiere interesado”. Sin embargo, el TEAC no ha considerado oportuno aplicar este precepto, sino que ha eestimado preferible devolver el expedinte a la oficina gestora para que sea ésta quien vuelva a decir sobre la solicitud que desestimó en 2009.

En definitiva, el interesado solicita en 2009 la devolución de unos ingresos indebidos que ascienden a 179.871 euros. La Agencia Tributaria rechaza su petición. El intresado recurre ese mismo año ante el Tribunal Económico-Administrativo Cental, que tarda casi tres años en poner de manifiesto el expediente y año y medio más en resolver … para concluir que,  aunque en línea de principio, el interesado tiene derecho a la devolución, no puede resolver sobre el fondo del asunto porque el expediente está incompleto.

Según la Sentencia del Tribunal de Justica de 27 de febrero de 2014, que declara la incompatibilidad del “céntimo sanitario” con el Derecho Europeo,  “no puede admitirse que la Generalitat de Cataluña y el Gobierno español hayan actuado de buena fe al mantener el IVMDH en vigor durante un período de más de diez años”. No estoy en condiciones de juzgar la buena o mala fe del Tribunal Económico-Administrativo Central (seguramente existen circunstancias que desconozco), pero sí quiero apuntar que -a la vista de lo sucedido- nuestro sistema de recursos presenta serios problemas. Y no sólo para los recurrentes: los intereses de demora que lleve consigo la futura devolución (interés legal incrementado en un 25 por 100) los pagaremos todos (remito en este punto a la certera crítica del profesor Rozas Valdés).

Muchas gracias al profesor Federico Garau (Conflictus Legum) por facilitarme esta interesante resolución.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s