Carlo Soncini: discriminación de los intereses pagados a entidades bancarias no residentes (STJUE 6.6.2013, Comisión v. Bélgica)

(See the English version here)

La exención fiscal aplicada únicamente al pago de los intereses de los bancos del Reino de Bélgica representa un sistema de tributación discriminatoria para imposición de los intereses de los bancos no residentes comporta una vulneración de “el principio de proporcionalidad en el sistema de la imposición directa”.

La sentencia que se va a comentar (STJUE de 6 de junio de 2013, Comisión v. Bélgica), analiza la aplicación del principio de proporcionalidad en la imposición directa.

La sentencia trae causa de un procedimiento de infracción interpuesto por la Comisión Europea contra el Reino de Bélgica que introdujo una exención del impuesto aplicado únicamente al pago de los intereses de los bancos residentes Bélgica. Según la sentencia, esta exención representa una discriminación por lo que “the Kingdom of Belgium has failed to fulfill its obligations under Article 56 TFEU and Article 36 of the Agreement on the European Economic Area of 2 May 1992” (el Reino de Bélgica ha incumplido las obligaciones que le incumben en virtud del artículo 56 del TFUE y el artículo 36 del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, de 02 de mayo 1992).

La legislación fiscal nacional en Bélgica introdujo una exención del impuesto sólo para el pago de intereses de los bancos residentes en Bélgica.  La misma exención no es aplicable a los pagos de intereses de los bancos no residentes.

Frente al inicio de procedimiento de infracción por parte de la Comisión Europea,el Reino de Bélgica alegó que la competencia sobre los impuestos directos pertenece a los Estados miembros. La Comisión respondió concediendo un límite de tiempo para eliminar esta discriminación. Las autoridades belgas respondieron con el dictamen motivado que “the contested measure was justified by the need to guarantee the effectiveness of fiscal supervision and the need to protect small savings” (la medida impugnada estaba justificada por la necesidad de garantizar la eficacia de los controles fiscales y la necesidad de proteger a los pequeños ahorradores).

La Comisión, tuvo en cuenta, como punto de partida, que la imposición directa, en referencia en el artículo 4(2) (a) TFUE,  ha sido considerada como competencia de los Estados miembros:“the Member States must none the less exercise that competence in a manner consistent with European Union Law” (los Estados miembros, a pesar de éstos deben ejercer dicha competencia de forma compatible con el Derecho de la Uniòn Europea).

De hecho la exención introducida por las autoridades belgas representa una limitación de los derechos fundamentales a la libre prestación de  los servicios y  de la libre circulación de los capitales.

Tal como está indicado en el párrafo 14 de la sentencia, y como recordó la Comisión en su solicitud, el Tribunal: “submits moreover that such a restriction cannot be justified by any of the arguments put forward by the Kingdom of Belgium and that, in any event, that restriction infringes the principle of proportionality” ( además establece que tal restricción no puede justificarse por ninguna de las alegaciones formuladas por el Reino de Bélgica y que, en cualquier caso,  la restricción es contraria al principio de proporcionalidad).

El Tribunal de Justicia reconoce -como había solicitado la Comisión- que la exención de los impuestos directos establecidos por los Estados miembros constituye una violación de los derechos fundamentales de prestación de servicios y la libre circulación, y también viola el principio de proporcionalidad.

Esta conclusión debería ser considerada una consecuencia natural de la nueva regulación del TFUE, por la gran importancia que tiene el principio de proporcionalidad, junto con el principio de subsidiariedad.

El principio de proporcionalidad se debe conectar con el principio de subsidiariedad, según lo indicado en el art 6.2 del TFUE. El tribunal no ha afirmado expresamente esta conexión, pero la motivación de la sentencia parece confirmar, de manera implícita, el presente dictamen. De hecho, la formulación anterior del Tratado UE introduce sólo el principio de proporcionalidad. No es posible investigar, con detalles, motivaciones y argumentos de la sentencia, junto con la jurisprudencia de los casos TJUE como se detalla en la sentencia en cuestión.

Hay que tener en cuenta por su relevancia de dos puntos en particular, el primero hace alusión sobre el articulo 56 TFUE y el articulo 36 del Tratado sobre el EEE. En segundo paso,  hace alusión sobre el  articulo 63 TFUE y el articulo 40 del Tratado sobre el EEE.

En referencia con el artículo 56 TFUE podemos examinar dos puntos diferentes. El primer punto en relación con la supervisión fiscal y su eficacia. El segundo y más importante de la relevancia del principio de proporcionalidad:

-Primero:

Estos ingresos son declarados por los contribuyentes y el gobierno nacional puede controlarlos. Para el contribuyente no residente puede operar el intercambio de informaciones. Así que tiene que ser rechazada la justificación del gobierno de Bélgica sobre la base de la insuficiente eficacia de ese instrumento de cooperación. Por lo tanto la necesidad de garantizar la eficacia de la supervisión fiscal  no puede considerarse una “interference with the free movement of capital, even if that legislation is not aimed at purely artificial arrangements” (interferencia en la libre circulación de capitales, incluso si dicha legislación no está dirigida a los montajes puramente artificiales) (como se menciona en el párrafo 34).

En esta perspectiva hay que señalar el párrafo 53; 54; 55; el TJUE y las leyes indicadas.

Como se mencionó en la motivación de la sentencia (párrafo 65): “it follows that the Belgian Government could have adopted less restrictive measures in order to attain the objective of preventing tax evasion” (se deduce que el Gobierno belga podría haber adoptado medidas menos restrictivas para alcanzar el objetivo de prevenir la evasión fiscal).

Tenemos que mencionar, por su claridad e importancia, el párrafo 69:  “it follows from this that the restriction on the freedom to provide services brought about by the application of the contested national legislation, which reserves the grant of a tax exemption solely to interest payments by banks established in Belgium, to the exclusion of interest payments by banking institutions established in other Member States, cannot be justified by the objectives relied upon by the Kingdom of Belgium, and nor does that restriction satisfy the requirement of proportionality” (De esto se puede decir, que la restricción a la libre prestación de servicios producidos por la aplicación de la normativa nacional controvertida, que se reserva la concesión de una exención fiscal únicamente a los intereses pagos de los bancos establecidos en Bélgica, con exclusión de los pagos de intereses por parte de instituciones bancarias establecidas en otros Estados miembros, no pueden ser justificadas por los objetivos invocados por el Reino de Bélgica, y ni tampoco que la restricción de satisfacer el requisito de la proporcionalidad).

-Segundo Punto:

La UE afirma que no era necesario examinar separadamente dicha normativa del artículo 63 del TFUE y el artículo 40 del Acuerdo EEE, relativo a la libre circulación de capitales. El Tribunal argumenta en la motivación, por analogía,  el párrafo 79).

También en relación con el art. 36 del Acuerdo EEE, claramente en el párrafo 75), se afirma que “consequently, it must be held that, by introducing and maintaining a system of discriminatory taxation of interest payments by non-resident banks, resulting from the application of a tax exemption reserved only to interest payments by resident banks, the Kingdom of Belgium has failed to fulfil its obligations under Article 56 TFEU and Article 36 of the EEA Agreement” (en consecuencia, hay que tener en cuenta que, al establecer y mantener un sistema de tributación discriminatoria de los pagos de intereses de los bancos no residentes, derivados de la aplicación de una exención de impuestos sólo reservado al pago de intereses por bancos residentes, el Reino de Bélgica ha incumplido las obligaciones derivadas del artículo 56 del TFUE y el artículo 36 del Acuerdo EEE ).

Carlo Soncini

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s