Ideas para la elaboración de una tesis doctoral (2): tema y enfoque

Enlace a (1): introducción

Una primera dificultad a la hora de elaborar una tesis doctoral está en seleccionar adecuadamente el tema y el enfoque. En cierto sentido, el segundo punto es el más importante, pues un tema desenfocado será un mal tema de tesis.

En el ámbito del Derecho, una tesis doctoral debe aportar una solución original a un problema jurídico. Esa solución es la auténtica tesis que dará unidad y sentido a todo el trabajo de investigación.

En definitiva, una tesis doctoral no es un manual, ni siquiera un tratado: constituye un género distinto en el que se afronta una cuestión aún no resuelta -al menos no satisfactoriamente- y se aportan las claves para solucionarla.

No se trata, por tanto, de acarrear citas bibliográficas, opiniones y jurisprudencia nacionales y extranjeras. Desde luego, será necesario el estudio de todas estas fuentes de conocimiento, pero no debe olvidarse que constituyen sólo los materiales necesarios para la construcción del edificio y que, por tanto, no determinan el modo en que se trazan los planos (la estructura de la tesis).

Lo mismo sucede con el Derecho comparado: no se trata de realizar citas eruditas, sino de seleccionar aquellos aspectos de otros ordenamientos susceptibles de comparación con las cuestiones relevantes de nuestro Derecho que permitirán comprenderlo mejor, apuntar soluciones que han funcionado correctamente en otros países o descartar aquellas que han fracasado o que fracasarían si se transplantaran mecánicamente a nuestro contexto jurídico. El Derecho comparado representaría un papel algo distinto en el caso de una tesis sobre cuestiones estrictamente internacionales o de Derecho Europeo, pues en tal caso ofrecerá ejemplos de aplicación de los tratados internacionales o las normas de la UE.

Volviendo a la elección del tema: en términos generales, no convendrá afrontar un problema técnico tan concreto que no resulte posible conectarlo con alguna de las grandes cuestiones presentes en nuestro ordenamiento -o que pueda desaparecer con un ligero cambio normativo- ni tan genérico que no sea posible profundizar en él (por su magnitud o porque ya exista una abundante literatura sobre la materia). Por ofrecer un par de ejemplos: en el momento actual no me parece adecuado elaborar una tesis doctoral sobre el impuesto de bolsas de plástico andaluz (que puede ser objeto de un excelente artículo científico) ni tampoco un análisis genérico sobre la fiscalidad ambiental (aunque esta última investigación si tenía sentido hace algunos años, cuando la materia se encontraba menos desarrollada en España).

En el supuesto de un joven investigador que comienza la tesis doctoral al concluir sus previos estudios universitarios resulta especialmente conveniente la orientación de un profesor con experiencia a la hora de elegir el tema (a ser posible, aquélla persona que esté dispuesta a dirigir la tesis). En estos casos resultará muy útil que el director disponga de conocimientos especializados sobre la materia para suplir -al menos en las primeras fases de elaboración de la tesis- la falta de experiencia del doctorando.

En cambio, si el investigador es un profesional del Derecho con amplia experiencia, lo ideal es que sea él quien sugiera algún problema jurídico al que ya se haya enfrentado y sobre el que intuya posibles soluciones. Puede servir de ejemplo el caso de un funcionario al servicio de la hacienda pública que elaboró recientemente una magnífica tesis doctoral sobre la incidencia de las presunciones tributarias en la actuación de los contribuyentes (planificación fiscal, recopilación de pruebas, modo de cumplimiento de los deberes formales…). En este caso, el doctorando había contemplado a diario los problemas reales y había tenido ocasión de reflexionar profundamente sobre ellos antes, incluso, de iniciar su tesis. Además, aunque el aspecto material del tema podía parecer ya suficientemente tratado -las presunciones tributarias- el enfoque (su incidencia sobre la actividad de los obligados) aportaba una perspectiva original y la solución a problemas que anteriormente apenas se habían afrontado de modo expreso.

Continuaré esta serie la próxima semana con algunas ideas sobre las fases a seguir en la elaboración de la tesis y la determinación de su estructura. Muchas gracias a los pacientes lectores y a todos aquellos que me han animado a seguir adelante o me han aportado valiosas ideas.

Pedro M. Herrera

Enlace a (3) Cómo superar la tesis

6 thoughts on “Ideas para la elaboración de una tesis doctoral (2): tema y enfoque

  1. Profesor Herrera,

    Para algunos alumnos que reflexionamos a cerca de optar por el doctorado su iniciativa es de una ayuda impagable. Muchos tememos no ser capaces de conquistar estas colinas, tras los estudios en soledad de la UNED. El desconocimiento crea monstruos (ya todos los sabemos), usted nos ayuda a destruirlos con la luz del saber que arrojan sus aportaciones.

    Excelente iniciativa.

    Ann

  2. En efecto Dr. Herrera, tanto el tema como el enfoque es lo que más nos cuesta definir y tenemos la necesidad de contar con ayuda de un director dispuesto a dirigir la tesis, labor que muchas veces no encuentras tan fácilmente.
    Gracias por esta reflexión.

    Un abrazo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s