Pía Moscoso: on ECJ C- 133/11 – Folien Fischer v. Ritrama

Pía Moscoso Restovic, Professor at the Atacama University (Chile) has shared with us some interesting ideas on the ECJ judgment C-133/11 (Folien Fischer). In her view: The risk of a ruling what does not clarify if Article 5.3 of EC Regulation 44/2001 Brussels has been set or not in considering with “the victim” of non contractual civil damages. It could mean that the victim must assume the costs of international litigation. See our previous post on 29 October 2012.  Thank you for sharing this ideas with ECJ Leading Cases.

La profesora Pía Moscoso Restovic, de la Universidad de Atacama (Chile), nos comparte estas interesantes ideas en torno a las acciones declarativas negativas en el artículo 5.3 del Reglamento 44/2001. Comentario a la STJUE C-133/11 (Folien Fischer)- En su opinión, el riesgo de un sentencia que no aclara si el fuero del artículo 5.3 del Reglamento 44/2001 Bruselas, ha sido establecido o no en consideración “a la víctima” de daños civiles extracontractuales, podría dar lugar a que sea la propia víctima,  quien asuma los costes de la litigación internacional. Vea nuestro post de 29 octubre 2012

Trending topics: Jurisdiction under Council Regulation – Claimants’ action for negative declaration as to non- liability in tort, delict or quasi-delict in respect of potential claim for breach of competition law  —Council Regulation(EC) No 44/2001, art 5(3). Competencias especiales en materia delictual o cuasidelictual – Legitimación del presunto autor de un hecho dañoso para demandar a la víctima potencial ante el tribunal del lugar en el que tal hecho supuestamente se ha producido o pudiera producirse, con el fin de que se declare que no existe responsabilidad delictual. Reglamento 44/2001, art. 5.3.

Comentario.  Las denominadas acciones declarativas negativas, consisten en una demanda que busca obtener el pronunciamiento sobre la inexistencia de responsabilidad civil. Más allá del nombre que este tipo de acciones adoptan, el asunto que se promueve recae sobre el fondo de una acción indemnizatoria: determinar la responsabilidad civil extracontractual en un hecho ilícito. En este sentido, la consulta dirigida al TJUE sobre la aplicación del fuero especial del artículo 5.3 del Reglamento Bruselas I parece obvia: efectivamente el fuero es aplicable.

No obstante lo anterior, lo verdaderamente importante detrás de la consulta presentada por el Bundesgerichtshof (Federal Court of Justice of Germany) en el asunto C‑133/11, procedimiento entre Folien Fischer AG, Fofitec AG vs. Ritrama SpA, consiste en determinar si el fuero del artículo 5.3 del Reglamento 44/2001 Bruselas, se establece o no en consideración “a la víctima” de daños civiles extracontractuales.

En efecto, el fuero del artículo 5.3 del Reglamento Bruselas I, no distingue entre demandante y demandado; y a priori pareciera ser absolutamente objetivo en este sentido (1).

(1) Reglamento 44/2001, Bruselas I, considerando 13º: “En cuanto a los contratos de seguros, de los celebrados por los consumidores o de trabajo, es oportuno proteger a la parte más débil mediante reglas de competencia más favorables a sus intereses de lo que disponen las reglas generales”.

Sin embargo, tanto el Reglamento Bruselas I como la jurisprudencia del TJUE han hecho distinciones entre las partes (2).

(2) STJCE C‑347/08, asunto VorarlbergerGebietskrankenkasse, apartado 34.Cfr. con las restricciones a cesionarios de acciones reconocidas al consumidor en: STJCEC-89/91, Rec. p. I-139, asunto ShearsonLehman Hutton, apartados 20 a 24. STJCEC-269/95, asuntoBenincasa, apartado 17 y STJCEC-464/01, asunto Johann Gruber, apartados 37-39. STJCE C‑347/08, asunto VorarlbergerGebietskrankenkasse, apartado 45.

Por otra parte, el TJUE ha establecido diferencias entre los elementos que conforman el hecho dañoso, tales son, el hecho generador y el daño (tema al que aludió expresamente la sentencia en el considerando 39). De esta forma para determinar el foro competente se debe tomar en consideración tanto el lugar donde se causan los daños, como el lugar donde los daños producen las manifestaciones directas.

Si se estima como equivalentes el lugar del hecho generador y el lugar del daño, no se deben perder de vista dos grandes problemas: primero, que la extensión de los daños se determina en razón del hecho generador y segundo, que en razón de la extensión de los daños pueden existir potencialmente más víctimas.

Todo esto, demuestra que el lugar del hecho dañoso, no es – en modo alguno – un lugar aséptico de consideraciones establecidas en razón de la calidad de las partes. Incluso más, la determinación del foro competente evolucionó tomando en consideración exclusivamente la situación en la que se encuentra la víctima de daños extracontractuales; aquella parte señalada como comitente de los daños ha sufrido tradicionalmente todos los costes de la litigación internacional.

Por estas razones, puede resultar paradójico que en el caso en comento, el eventual responsable de daños extracontractuales determine el foro competente, por el solo hecho de presentar allí una acción declarativa negativa.

El problema que enfrentó el TJUE consistió en el deber de pronunciarse sobre el ámbito de aplicación del Reglamento Bruselas I en materia delictual para acciones declarativas negativas.

Como señalamos al inicio, sólo cabía una respuesta obvia: sí. Y esa fue la respuesta del TJUE. En este sentido, mal podía el Abogado General Sr. Niilo Jaaskinen proponer que el Reglamento Bruselas I no comprendiera acciones declarativas cuando “no se deriva derecho alguno para la víctima potencial en materia delictual”. En efecto, no obstante el buen espíritu con el que se manejó el Abogado General, nos encontramos ante un argumento imposible, porque una acción (declarativa o negativa) que versa sobre la responsabilidad en un ilícito siempre deberá ponderar el derecho de ambas partes.

Por otro lado, siendo aplicable el Reglamento Bruselas I, y siendo particularmente aplicable el artículo 5.3, el lugar del hecho dañoso se determina principalmente en consideración a “los daños” que ha sufrido la víctima y no en razón del “domicilio” de la víctima. En efecto, el lugar del daño extracontractual ha sido objeto de lata jurisprudencia en el TJUE.  Incluso ciertas víctimas civiles (consumidores, trabajadores, beneficiariosde seguros) han gozado del reconocimiento de un status privilegiado en la interpretación sobre la extensión de competencia judicial internacional de un tribunal determinado. En todos estos casos hablamos de víctimas consideradas como “la parte más débil” de la relación jurídica internacional

(3) La “parte más débil” ha sido reconocida normativamente en el Reglamento Bruselas I, en los casos de: el acreedor de alimentos, a quien se le presume en estado de necesidad (artículo 5, número 2), el tomador de seguro (artículos 13 y 14), el consumidor (artículos 15-17), trabajadores (artículos 18-20). Ver STJCE C‑96/00, Rec. p. I‑6367 asunto Gabriel, apartado 39.

En este sentido, los elementos de la acción declarativa negativa pueden justificar la conexión con el Estado en el que, o bien ha ocurrido el hecho causal o bien se ha producido o existe riesgo de producirse el daño, pero el análisis sobre la competencia sólo estará completo cuando exista armonía con los principios de la responsabilidad extracontractual en protección del derecho de las víctimas, y entre ellas, especialmente aquellas que tuvieren la calidad de “parte más débil”.

En efecto, existe un contexto normativo según el cual la jurisprudencia del TJUE ha sido cada vez más consciente de las posibilidades que tienen las partes en la determinación del foro y de los beneficios que persiguen con la aplicación de la legislación más favorable. En  este contexto, si bien las víctimas han ido adquiriendo más opciones según la interpretación extensiva de algunos fueros; por otro lado en cambio, los infractores han aprovechado la existencia de normas sobre litispendencia internacional, con el fin de obstaculizar las eventuales reclamaciones por daños y perjuicios (estas demandas son habituales en litigios sobre propiedad industrial y Derecho de la Competencia.

En otros casos, los eventuales infractores utilizan demandas declarativas negativas ante jurisdicciones nacionales que se caracterizan por ser lentas. Todo lo anterior ha venido siendo denunciado por algunos autores en asuntos que fueron conocidos por tribunales belgas e italianos (4)

(4) Un mayor análisis en base a la jurisprudencia del TJUE, y debate ante los tribunales ingleses en: Suderow, Julia, “Cuestiones de Jurisdicción Internacional en torno a la aplicación privada del Derecho Antitrust: Forum Shopping y demandas torpedo”, Revista de Derecho Transnacional, Vol. 2  número 2, Madrid, 2010, pp. 315-331.

En estos casos, el temor del TJUE por la fragmentación de los sistemas jurídicos vs. el deber de cumplir con el fin imperativo esbozado por el propio legislador comunitario en los considerandos del Reglamento Bruselas I (5) sobre unidad, coherencia y efecto útil del Derecho Comunitario, no puede perder de vista que en la responsabilidad civil extracontractual existe un principio subyacente: reparar completamente las consecuencias de un daño. En otras palabras, indemnizar a la víctima del daño. Este es el leitmotiv (o en palabras de CHABAS el “punto omega”) al que redirigen los grandes principios de la responsabilidad extracontractual que abogan por la “claosolagenerale” a la que aludieron DOMAT, POTHIER (6). Principio del que no puede abstraerse la Competencia Judicial Internacional.

(5) Ver Considerando 11 del Reglamento 44/2001, Bruselas I, primera parte: “Las reglas de competencia judicial deben presentar un alto grado de previsibilidad y deben fundamentarse en el principio de que la competencia judicial se basa generalmente en el domicilio del demandado y esta competencia debe regir siempre, excepto en algunos casos muy concretos en los que la materia en litigio o la autonomía de las partes justifique otro criterio de vinculación.”
(6)  Chabas, François, Cien años de responsabilidad civil en Francia, Trad.: Mauricio Tapia Rodríguez, Flandes Indiano, colección “Derecho Francés contemporáneo”, Ed. Van Dieren, París, 2004, pp.71-74

Prof. Pía Moscoso Restovic  – Fac. Ciencias Jurídicas y Sociales- Universidad de Atacama (Chile)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s